Créeme, necesitas un paper bag pant


Probablemente no lo sepas, pero si tienes más o menos cuarenta años, tus caderas crecieron un poco más de lo que te hubiera gustado y ni la dieta ni la gimnasia tienen resultados tan rápidos como los de antes, lo que necesitas no es un milagro sino un paper bag pant. Y si eres demasiado flaca y no sabes cómo inventarte un trasero, también.


Inspirado en las típicas bolsas de papel madera, se frunce por encima de la cintura y cae sobre el cuerpo generalmente hasta el tobillo, aunque también hay shorts y son geniales.

Lo había visto muchísimo en redes sociales pero no en tienda, hasta que entré a Zara y había al menos diez opciones de distintas telas y largos.


Lo mejor de estos pantalones es que más allá del lazo para ajustar y lograr el ‘efecto papel’, también tienen elástico y al menos eso para mí siempre es un plus porque odio que las cosas me ajusten y ya no estamos en edad de acostarnos en la cama para subir el cierre con una tijera…


Según algunas revistas (Bazaar y Telva) es un modelo que suele adelgazar ópticamente na talla. No me consta, pero tiene sentido.


Además, es lo más parecido a andar en pijama. Puros pros para un modelo en el que definitivamente vale la pena invertir. Y Fran Torres, que para mí es una de las personas que más entiende y más sabe sobre cómo sacarle partido al cuerpo, también está de acuerdo: “Soy fanática de estos pantalones siendo yo una persona con poto y cadera. Lo que más me gusta es que el frunce hace que se me vea aún más cintura. Y en el caso de mujeres flacas les hace un trasero que capaz no tienen”. Recomienda usarlo con algo adentro, o con peto (quienes se atrevan).


Si buscan #paperbagpant en Instagram, aparecerán fotos como éstas. Hice una selección de los looks que más me gustaron, y que funcionan como inspiración.




SANTIAGO, CHILE