El absurdo club del Mirena

Probablemente, de todo lo que he escrito, este sea el post más vergonzoso y humillante. Pero siento que si no lo hago, nada va a cambiar.


Todas pensamos que somos las únicas que llevamos más de cinco años con eso puesto. Pero apenas nos atrevemos a sincerarlo, resulta que hay un montón de otras irresponsables dando vueltas. De hecho una vez alguien lo comentó en un desayuno de trabajo con gente cero cercana, y éramos mayoría. Una tenía hasta un grupo de whatsapp...


¿Cuál es el motivo por el cual mujeres grandes, inteligentes, informadas, y sin ninguna intención de procrear, viven con un método anticonceptivo vencido, y a conciencia? Ni idea. Inexplicable.


Mi primer Mirena fue después del segundo parto. Me lo cambié antes de los cinco años porque el ginecólogo me lo recomendó, y la experiencia fue tan traumática (dolor insoportable, de hecho no volví más a su consulta) que estoy negada. No quiero volver a pasar por eso. Encima en el último control de rutina (con una ginecóloga X de la clínica UC) pedí que al menos me lo sacaran -era el primer paso- pero los hilos estaban muy cortos y no pudo.


Así que aquí sigo. Autoconvencida de que todo es un gran negociado y la vida útil en realidad es mucho mayor. Mínimo uno o dos años más. Y prometiéndome que esta semana sí voy a ir. Como la pasada, y la anterior.


En fin. No es chistoso que seamos muchas. Este club no debería existir. Yo me salgo.







SANTIAGO, CHILE