El maniquí de la discordia

En la flagship store de Nike en Londres pusieron un maniquí con sobrepeso y en lugar de celebrar la iniciativa, se desató una tremenda polémica. Todo explotó cuando Tanya Gold, una respetada periodista, escribió una columna para el Telegraph diciendo que el maniquí no era talla 12 sino mucho más gordo, y que una mujer de ese porte no debería hacer actividad física porque estaría pre diabética, y sería peligroso. “Ella es inmensa, gigantezca”, dice su texto, entre otros muchos calificativos/descalificativos.


Se me ocurrió compartir eso en una historia de Instagram y me llamó la atención la gran cantidad de personas que conozco y respeto que me respondieron que estaban de acuerdo con su punto de vista. Que basta con la normalización de la obesidad…


Yo no tengo una opinión tan radical. Creo que todas las personas tienen derecho a crecer en una sociedad que no les enseñe a odiar sus cuerpos. El body shaming me parece mucho más peligroso. ¿Por qué creen que Chiara Ferragni publicó ahora la foto en topless que dice “small boobs, big heart”? Es todo parte de un mismo problema: autoestima.


Para que podamos conversar e intercambiar opiniones de manera respetuosa, traduje la respuesta que publicó hoy The Independent, que me parece que tocará más de una fibra. Antes de emitir juicio, lean el texto completo de @sophiatassew :


“Las campañas de fitness y deportes nunca han sido realmente inclusivas. Históricamente, han distorsionado nuestra percepción de lo que significa estar en forma y ser capaces de mover nuestros cuerpos. Yo misma he hecho algunas carreras y he trabajado internamente con Nike London para impulsar una representación de mayor tamaño en sus tiendas.


Las iniciativas incluyen el lanzamiento de las mallas Nike One, participar en una carrera oficial en colaboración con Nike donde documenté todo mi viaje; ideas sobre activaciones e imágenes que deberíamos utilizar en la tienda; e incluso un colectivo de fitness de tamaño inclusivo. Por lo tanto, puedo decir de todo corazón que este maniquí fue hecho para todos menos para las personas que tienen algo negativo que decir sobre los cuerpos más grandes.

La propia declaración de misión de Nike, "si tienes un cuerpo, eres un atleta", es exactamente todo lo que representa este impulso por la inclusión. Un maniquí de figura más completa refuerza la idea de que la pérdida de peso no es el único objetivo, y en ocasiones no lo es en absoluto.


He visto comentarios on line que cuestionan con razón la hipocresía de querer que las personas gordas entrenen, pero quejándose cuando se anuncian más tallas. Pero esto va mucho más allá de tener que demostrar que somos dignos de usar ropa deportiva. Simplemente existimos y eso en sí mismo debería ser suficiente para explicar por qué merecemos ser reconocidos.


Si Tanya Gold tiene un problema con la visibilidad de las personas gordas, bien, muchas personas lo tienen. Pero el corazón de su discurso divisivo y desinformado es algo mucho más peligroso: la sugerencia de que de alguna manera está calificada para evaluar la salud de todas las personas gordas.


Quería pasar el resto de mi tiempo escribiendo este artículo sobre por qué estos maniquíes son importantes en sí mismos, pero no hace falta decir que tener esa parte de mi identidad representada es beneficiosa para mí y para miles de otras mujeres. El resto del mundo aún tiene que ponerse al día con las muchas capacidades de los cuerpos gordos, pero eso no significa que tengamos que explicarnos cuando otros no tienen que hacerlo.


El maniquí Nike contribuye a la visibilidad de nuestros cuerpos en un espacio que es extremadamente exclusivo, lo que es un gran paso. Solo pude imaginar lo que esto hace y seguirá haciendo para la próxima generación de mujeres jóvenes que están creciendo en un mundo que solo satisface el estándar de belleza ideal de la industria.


Como una niña gorda de 22 años que aún está aprendiendo y tratando de navegar por el mundo en este cuerpo, poco a poco voy a desaprender las ideas dañinas mías y de otras. Nuestros cuerpos nos excluyen de más que los espacios físicos, nos excluyen de expresar abiertamente ciertas emociones también.


Nunca podemos ser demasiado confiados o demasiado orgullosos, porque, ante los ojos de personas como Gold, estamos glorificando estilos de vida poco saludables. No podemos estar muy tristes porque eso significa que somos "egoístas", sintiendo pena por nosotros mismos cuando deberíamos estar ... ¿qué? ¿Escondidos?


Estoy estupefacta de que una mujer que se describe a sí misma como "una adicta en recuperación" en términos de obesidad tuvo la energía para criticar una decisión que beneficiaría a innumerables mujeres.


La gordofobia interna es algo que es difícil de desempacar, ya que hemos sido condicionados a creer que los cuerpos gordos no pueden hacer nada más que ser perezosos. Pero seguramente en este punto no podemos ser tan estúpidos como para creer que alentar a todos los cuerpos a moverse es una mala idea.”




SANTIAGO, CHILE