Guantes para el infarto

El invierno pasado fue uno de los más gélidos en Nueva York, y ahí estaba yo reporteando cada detalle del NYFW. Nunca había sentido algo igual. Los dedos se congelaban, el celular se apagaba y el viento era asesino. Mis guantes de lana de Moschino grises comprados en Century 21 a 50 dólares no servían para nada. Lloré de frío (pueden chequearlo con @lavalespinoza).


Así nació mi fascinación por este accesorio. Ya les había echado el ojo en los Globos de oro de 2015 cuando Amal Clooney usó esos guantes blancos maravillosos, pero desde ese fashion week se volvieron una fascinación. Unos buenos guantes pueden transformar una tenida completa.


Lo bueno es que las temperaturas en Chile igual son bajas, entonces una no se ve ridícula con las manos abrigadas (como sí sucede en Argentina, por ejemplo). Tengo unos de cuero azules con piel por dentro que traje de Bs As, otros multicolores de H&M que llegan hasta el codo, los Moschino grises con dedos negros y estas son mis tres obsesiones invierno 2018.



SANTIAGO, CHILE