Honest beauty en la era de la postverdad

¿Qué significa ser cool en 2018? Con esa pregunta, Gabrielle Korn, la talentosísima editora de la revista Nylon, enmudeció a una audiencia compuesta básicamente por influenciadores, maquilladores y expertos en cosmética.


Estaban reunidos para participar de una entrega de premios a la innovación. Y lejos de intentar debatir sobre el tema, su intención fue reflexionar sobre algo mucho más profundo: el rol de la industria de la belleza en la actualidad. El body positive es mucho más que un hashtag.


Cool o no cool, la rutina de cuidados es algo que todas las mujeres tenemos en común. Gordas, flacas, pobres, ricas, con acné o sin, altas, bajas, crespas, lisas, con poca o mucha celulitis. La belleza es, según Gabrielle, “un puente entre mujeres”. Algo que nos conecta, y desde donde podemos construir. Su objetivo como editora de Nylon es reenfocar la narrativa y evitar las falsas promesas. Si ella, que tiene 28 años, se niega a hablar de rejuvenecimiento, imagínense una.


Por mi baño pasaron los mejores productos del mercado. Y sigo viéndome como una mujer de mi edad. Llegó la hora del honest beauty. Porque si nos sinceramos, nos ayudamos. Si eliminamos los retoques no solamente nos vemos más reales, sino que evitamos que otras miles de personas se sientan menos lindas, o menos normales.


Celebro el éxito de Gabrielle Korn en el mundo editorial porque creo que con ella empieza realmente una nueva era. No solamente con menos photoshop sino con más empatía. Y más verdad.



SANTIAGO, CHILE