Las fashion moms también son culposas

“Siempre me siento mal cuando me pierdo el desfile de algún amigo durante el #NYFW, pero pasar tiempo de calidad con los niños es importante”. Con una foto junto a su hija Ren en el metro de Manhattan, Eva Chen, una de las principales influencers de Nueva York, lanzaba la primera piedra.


La segunda en hacerse cargo fue la argentina Sofía Sánchez de Betak (@Chufy): “Si me pierdo el desfile, la fiesta o la comida, es porque estoy realmente muy ocupada”, escribió debajo de la imagen en la que se la ve acostada junto a su guagua.


Hubo un baby boom en el mundo de la moda y el ‘fashion mom squad’ decidió dejar en claro sus prioridades. Así como Chiara Ferragni viajó de Italia a Estados Unidos por unos días sin su hijo Leo (todavía no tiene un año), hay otras que no están dispuestas a hipotecar el tiempo familiar con tal de no perderse nada. Claro que para eso hay que tener la posibilidad de hacerlo (no todo el mundo puede elegir). La editora de moda de Cosmopolitan Aya Kanai, por ejemplo, llevó a su hija Rei al front row y la sentó a upa. Con audífonos.


La culpa asociada a la maternidad existió siempre. Y como a nosotras nos enseñaron que teníamos que trabajar como hombres pero criar como mujeres, la cosa se puso peor. No se puede abarcar todo, todo el tiempo. Pero autoflagelarnos por las elecciones que hicimos no tiene ningún sentido. Y se los digo yo, que soy una madre judía expatriada y de culpa tengo un magíster. Cada una sabrá buscar su propio equilibrio, y nada es cuestionable.


Celebro el aporte de las influencers al debate maternidad/trabajo. Creo que llenar los desfiles de cochecitos no sería buena idea, y lo mejor de todo esto es que si ellas no van corre la fila, y el resto tenemos más posibilidades de front row!




SANTIAGO, CHILE