Maquillaje 'experience skin'


“No me gusta hablar de piel madura. Prefiero llamarla piel con experiencia”, así empezó mi conversación con el genio de Romero Jennings. Su máxima inspiración es su mamá, que tiene 80 años (pueden encontrarla en Instagram como @romerosmom), es panameña y solamente se maquilla con tres productos: máscara, lipstick y polvo.


Con ella Romero aprendió que con los años, por ejemplo, las arruguitas alrededor de la boca hacen que el labial muchas veces se corra. Así nació su fascinación por el maquillaje +40 años. En medio del caos por el lanzamiento del labial de Kel Calderón, tuve el privilegio de tener a Romero solo para mí (y para mi amiga Nikole, a quien invité como modelo). Dos horas probando y aprendiendo los mejores tips que he escuchado en mi vida para sacarle partido al maquillaje del día a día con la menor cantidad de pasos, y el resultado más duradero. Aquí un paso a paso de todo lo que aprendí.


Boca: es normal que cuando hay algún trastorno hormonal (adolescencia, embarazo, menopausia) la boca se seque. Eso, sumado a las arruguitas, exigen una cierta textura de labial. En enero llegará a Chile el powder kiss que es la nueva fórmula ultra cremosa que no se corre. La probé y me llamó la atención el acabado mate y a la vez lo fácil que resultó aplicar. Mientras tanto, una buena alternativa es el retro matte. Es líquido y requiere mayor precisión para que quede perfecto. Me gustó mucho más el nuevo. Muy similar al rojo coco Stylo de Chanel que habitualmente uso. Pero más allá de los gustos y colores, lo importante a esta edad es tener en cuenta que sean ultra hidratantes para no terminar con los dientes y el bigote pintado…


Corrector: soy una fanática casi enferma del Touche Eclat de YSL. Tengo muchos otros correctores, pero siempre vuelvo al mismo. Hoy probé el New Studio Fix Concealer y lo amé. Es líquido, se puede aplicar con pincel o con el dedo y tiene más cobertura. No a todos les gusta, pero Romero me explicó que a partir de los 35 años la piel alrededor de los ojos se vuelve más transparente, se notan más las venitas y también las ojeras. Dicho esto, bienvenida sea la mayor cobertura. Me niego a dejar el Touche Eclat, así que creo que usaré uno para corregir y otro para iluminar. Se pone una sola vez debajo del lagrimal (no tres o más veces como siempre hago) y de ahí se esparce hacia afuera. El otro gran plus de este corrector es que dura 24 horas. Llevo 10 y está intacto. Real.


Ojeras azules: fue una de las dudas que más me pidieron que le preguntara, así que obviamente lo hice. La clave está en usar un corrector más rosado pero solamente en las zonas azules, no en toda la ojera. En esos casos lo mejor es consultar en la tienda de maquillaje para ver si conviene usar uno o más tonos de concealer.


Piel: cada vez son más las mujeres que quieren evitar la base. “Sobre todo en lo que llamo experience skin, hay que reducir la cantidad de pasos porque son personas que no tienen tiempo. Entonces no sirve plantear una rutina llena de productos porque no la van a seguir”, dijo Romero, como leyendo mi mente. Para eso él propone algo tan simple como el corrector nuevo y unos toquecitos del Prep + Prime Skin Refined Zone que es una pequeña cremita que neutraliza los brillos. Algo así como el secreto mejor guardado del maquillaje profesional. Se pone apenitas en la mano, se quita el excedente del dedo con pequeños golpecitos y se aplica en la zona T (donde la piel más brilla).


El labial de Kel Calderón: no estaba en los planes, pero igual lo usamos para comprobar su versatilidad. La gran gracia, según Romero, es que es un color perfecto para la familia entera. Lo pueden usar tres generaciones y a todas les queda bien. Además, va con todos los tonos de piel y también se puede usar como blush. Yo lo probé y queda súper natural. Como el color que toman mis cachetes después de correr. Ya sé, no es el mejor ejemplo porque nunca corro, pero igual se entiende el mensaje.


Piel: habitualmente usamos cremas antiarrugas que son súper pesadas. No está mal, pero esa textura no es lo mejor para antes del maquillaje. Volvemos al comienzo con el tema de los cambios hormonales. Así como se resecan los labios, también es difícil controlar la temperatura corporal. Por eso, al usar estas cremas es normal que el maquillaje se corra o no dure lo que necesitamos. La solución no es tirar mi maravillosa crema con caviar de La Prairie sino sumar algo con textura gel antes del maquillaje. M.A.C tiene una llamada Lightful C+ que no conocía y me funcionó perfecto.


Ojos: aquí es “up to you”. Personalmente casi no ocupo sombras, me da miedo delinearme porque siento que me voy a sacar el ojo, también me da susto el encrespador y rara vez uso máscara. Ahora estoy fanatizada con el Brow Contour de Benefit y siento que es el mejor invento después del Bon o Bon. Pero, lo que sí aprendí y creo que les va a servir, es que hay que perder el miedo a usar brillos, porque aplicados de la manera correcta aportan luz a la cara. Para hacerlo correctamente hay que sonreír y así identificar las arrugas. Jamás brillo sobre la arruga. Ese es el auténtico pecado mortal del maquillaje. Si se animan, un poco de brillito debajo de la ceja y en el centro del párpado móvil. Con eso, más que suficiente.


Aquí algunas fotos, y voy a dejar también una historia destacada con los videos para las amantes del paso a paso “con peras y manzanas”. Ojalá les haya servido. Yo realmente gocé la experiencia.




SANTIAGO, CHILE