El agua de maquillaje existe y es el nuevo must have

Hace cinco semanas que estoy adicta a Les Beiges Water fresh tint de Chanel y es la primera vez que me pasa algo así con un maquillaje. Lo más parecido fue cuando conocí la base cushion de Dior, que fue toda una revolución en la categoría. Pero han pasado años y nada había logrado sorprenderme tanto, hasta ahora.

Es un agua de maquillaje, algo absolutamente diferente a todo lo que había probado y realmente aluciné.


La historia de este producto que debutó en el mercado a comienzos de año pero acaba de llegar a Chile empezó en 2016. Ese año se organizó un primer encuentro entre Lucia Pica (directora creativa de Chanel Make up) y la empresa Capsum, que es pionera y experta en el campo de la microfluídica aplicada a la cosmética. Allí le mostraron aproximadamente 10 muestras, y una de ellas llamó su atención: empapada de agua, proporcionó una experiencia sensorial única y le dio a la piel un brillo radiante. Ese fue el inicio.


A diferencia de los productos clásicos que combinan una fase acuosa, una aleosa, pigmentos y emulsionantes (y que por eso están limitados en términos de ligereza), Les Beiges Water Fresh Tint logra una expresión de color pura pero imperceptible en la piel. Su fórmula exclusiva, que contiene un número limitado de ingredientes y ningún emulsionante, está protegida por seis familias de patentes para el proceso de fabricación y composición.


Una verdadera revolución tecnológica en el campo de la belleza, la microfluídica permite manipular fluidos en una escala muy pequeña y con una precisión extrema para crear gotitas de ingredientes activos dentro de las fórmulas. Aplicada al maquillaje por primera vez, esta tecnología dio forma a miles de micro-gotas de pigmento, unidas dentro de un producto de base (que es 92% acuoso).


En contacto con la piel, la textura de gel proporciona agentes hidratantes como glicerina vegetal y extracto de tamarindo. Luego, el agua se evapora y da paso a aceites finos con un suave aroma a neroli (que francamente es como adictivo!).


Y como si todo esto fuera poco, es mega fácil de aplicar (viene con el pincel), y deja un efecto sunkiss que funciona todo el año. En síntesis, de verdad vale la pena invertir, y ni siquiera es tanto más cara que las demás de su categoría.





SANTIAGO, CHILE