Fototerapia para manchas y acné

Actualizado: 21 may 2018

Durante mucho tiempo escuché hablar de sus beneficios para distintas patologías de la piel, pero nunca la había probado.


Sabía que tenía buenos resultados para gente con psoriasis y acné, pero me interesé especialmente cuando supe que también se usaba para atenuar las manchas y líneas de expresión. Los años no vienen solos y más allá del 'bronceado consciente', hay marcas que preferiría no tener. O disimular.


Lo mejor de la terapia de fotones es que se trata de tratamientos no invasivos, algo que para mí es clave porque le tengo pánico a las anestesias, y que uno de sus principales beneficios es que estimula la producción de colágeno (que naturalmente disminuye con la edad), y también estimula la circulación sanguínea. Es capaz de penetrar en la segunda capa de la piel y a diferencia del láser no se calienta ni produce dolor.


El que yo ocupo es el Tessa de la marca La Forêtt. Me gusta porque es muy fácil de manipular y se puede usar con cualquier otra marca de cremas (en este momento estoy usando La Prairie para el día y Estée Lauder a la noche). Se recomienda tres veces por semana y eso también me gusta, porque como no soy metódica me resulta difícil seguir un tratamiento que exija compromiso diario.


Tiene distintas luces y se puede programar según la necesidad del usuario. Por ejemplo, yo lo comparto con mi hija entonces ella usa luz azul (mata bacterias y combate acné) y yo la roja (atenúa líneas y empareja el tono de la piel). La verde es ideal para personas con rosácea.


Muchos se refieren a la fototerapia como un "lifting sin cirugía". Me parece un poco exagerado, pero sí noté resultados a partir de la segunda semana, y me encanta haberlo incorporado a

mi rutina.