Pelo: operativo rescate


¿Se acuerdan (las que somos rubias naturales) que cuando chicas entrábamos a la piscina y salíamos con unos mechones color mikimoco? Bueno, el motivo es que los productos azules que se usan para mantener el agua limpia y transparente, mezclados con los pigmentos amarillos, se convierten en verdes.


Ahora imaginen si esos pigmentos, encima, son químicos... Una cosa es sumarse a la unicorn trend, o directamente teñirse color pasto, pero imagino que ninguna tiene esa intención. Así que, en el momento que empezamos a taparnos las canas, hay que asumir que los cuidados capilares deben cambiar, y especialmente en verano. O saldremos del agua como Shrek.


Cada vez me toca ir más seguido a la peluquería, que para mí es lo más parecido a ir a terapia. Me entrego al genio de Enrique López, en mi opinión el mejor de Chile, y él hace su magia. Fue el responsable de volverme colorina y ahora estamos en el proceso back to blonde, que es toda una aventura. Yo pensé que era re fácil. Pero resulta que requiere toda una técnica, porque lo pigmentos rojos y naranjos son los más difíciles de sacar, y además tengo que ser súper constante con los cuidados.


Aquí, lo que me explicó en mi última visita para arrancar la temporada de piscina sin riesgos:


El sol oxida el pelo y eso dilata la cutícula. Por eso se vuelve poroso y se seca. Las rubias tienden a aclararse y las castañas a ponerse rojizas. Esto se acentúa cuando el cabello está tinturado: se pone especialmente pajoso y rebelde, y aflora el frizz. Los metales del tinte se empiezan a desprender y aparece el color no deseado (el verde Shrek, en mi caso). Para evitar esto, es indispensable usar productos antes de salir a la calle, y llevar alguno adicional en la cartera.


¿Qué comprar? Un protector térmico y protector UV. Su favorito es el One United de Redken (me consta que es atómico porque lo uso desde hace más de un año). Para las crespas, recomienda el Curvaceous (también Redken) o el Oil Glow Dry. A mí el que me ha funcionado increíble es el Color Complete de Moroccanoil. Amo su perfume y está especialmente formulado para evitar la decoloración. Lo descubrí hace algunas semanas y me volví adicta.


Otro aspecto importante es evitar el lavado diario. Para quienes no soporten la grasitud, Enrique recomienda acostumbrar el pelo a producir menos cebo. Súper fácil: el día que no lo lavan usar una cola de caballo y en unas dos semanas listo! Se acostumbra y se regula el PH naturalmente. Para pelo rubio (la gran mayoría de las chilenas +40...), usar crema o producto de tratamiento adicional antes de entrar a la piscina. Y en cualquier caso, hidratar el pelo al menos una vez al mes.


No sé ustedes, pero yo amo ir a la peluquería. Sale lo mismo que la psicóloga y nunca te deja llorando.









SANTIAGO, CHILE